Vamos a vivir mejor. Yo invito

Juan manuel correal, empresario Colombiano.

Vamos a vivir mejor. Yo invito

30 noviembre, 2018 blog 1

Te invito hoy a sacar lo mejor de ti; a despertar con una sonrisa y andar en gratitud, a buscar tu niño interior, reconciliarte con él y prometerle no volver a abandonarle para irte a buscar el éxito en el mundo.
Te invito a pensar que todo esta bien; a vivir en positivo, con actitud de triunfo, mirando a los ojos y caminando seguro; sin miedos, ni temores. Trazándote metas y visualizando tus sueños.

Te invito a perdonar, a no juzgar ni señalar y no criticar. A ver tus actos desde tu inocencia y a declarar inocentes a los demás, honrando tu perfecta imperfección y la de ellos.
Te invito a vivir hoy más desde lo simple. A probar la humildad; a hacer ayuno para compartir tu pan y ofrecer este gesto con amor y desde el amor.

Te invito hoy a comenzar a darle un giro a tu vida; no a cambiar tu vida, sino tu forma de vivirla, de manera que esta nueva actitud te lleve al norte de la felicidad; a llevar una vida sana, más que santa.
A comer sanamente y alimentar tu espíritu conectándote cada día a través de la meditación, donde encontrarás un espacio para orar, reflexionar y contemplar la existencia de Dios en tu vida.
Te invito a desintoxicar tu cuerpo, de sustancias, azúcares, grasas e ingredientes químicos que te hacen daño. A tomar agua o limonada y menos gaseosa. A equilibrar tus copas, a descansar y dormir bien. A desconectarte del exterior para conectarte con tu interior.

A limpiar tu alma de emociones reactivas como la rabia, el odio, el resentimiento, la envidia, el orgullo el dolor o la tristeza. Te invito a dar un paseo por tu vida sanando tus heridas, honrando tu pasado, disfrutando tu presente y visualizando tu futuro. A organizar tu casa, tu cuerpo… el templo de tu alma.

Te invito hoy a mirar hacia arriba, levantar tus hombros, erguir tu cuerpo y llevar una sonrisa a dónde vayas.
Te invito a dejar de llamarle problemas a las circunstancias que te rodean y también a llamarle condiciones pasajeras de salud a las enfermedades. A pensar que nada es grave, y que para todo hay solución.

Te invito a visualizar sobre ti, una fuente brillante de amor que ilumina todo su ser. Ahora, simplemente dirige esta energía de sanación a las cuatro áreas tu vida que gobiernan tu bienestar para conseguir su equilibrio permanente.
Tu Espiritualidad, Tu Salud, Tu Trabajo y tu Yo Interior.
Te invito a sentir que esta fuente de luz, está fluyendo dentro de ti, instalándose en el centro de tu corazón, llenándote de amor, sanando tus heridas, limpiando tu pasado, ordenando tus pensamientos, equilibrando tus emociones, perdonando tus faltas y llenándote de paz interior, sabiduría, armonía y serenidad.

¿Que tal si comienzas a ver en ti a una persona alegre, buena, amable, bondadosa y justa, que da siempre lo mejor de si?
Te invito a despojarte de resistencias; a desearles bien a todos y enviarles luz a los que te hacen daño y necesitan salir de la oscuridad.

Te invito a ser un portador de paz, ser un instrumento de unión, no de división. Te invito a ver lo mejor de los demás y no sus defectos. Te invito a liberarte a través del perdón; a identificar entre lo urgente que siempre será para los demás y lo importante que siempre será para ti.

Te invito a comprender que encontrando la felicidad y disfrutando de la libertad sabrás siempre lo que es el amor; amándonos mucho, queriéndonos tanto.
A escuchar la voz de la vida que te dice que mires la luna y al mar como se aman. Que mires la tierra como la acaricia el sol.

A que contemples como el agua quiere romper la tierra para llegar hasta ti y cómo la luz procura atravesar las nubes cargadas para iluminar tu noche oscura.

Te invito a ver en cada niño la ternura de Dios.
Te invito a cantar, bailar, reír y gritar que Todo está Bien, que nada anda mal.
Así encontrarás la gloria y sabrás lo que es la salud, para vivir la vida y sacar lo mejor de ti.
Te invito a desear que cada rincón del planeta y que cada persona en el mundo sea bendecida con felicidad, con buena salud, con espiritualidad, abundancia y bienestar. A desear que toda la tierra sea bendecida con mucho amor, paz, con orden espiritualidad y prosperidad.
Te invito a comprender que cuando piensas primero en los demás y deseas su bienestar, tu serás el primero en recibir todo lo que el universo tiene reservado para ti.

A todo eso yo te invito. . . Pago por ver.
Un abrazo.
¡Hakuna Matata!

JMC

Una respuesta

  1. Tatiana Echeverri dice:

    Que linda reflexión! Gracias!!! Llega a mi vida en el momento perfecto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *