Papuchis - Juan Manuel Correal | Cuando sepamos lo que sirve servir, serviremos para servir
15595
single,single-post,postid-15595,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-9.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2,vc_responsive
blog

11 Ago Cuando sepamos lo que sirve servir, serviremos para servir

Si una persona sonríe mientras te sirve, esa persona está disfrutando lo que hace…

Bendigo el día en que encontré la diferencia entre trabajar y servir. Ese día cambié mi perspectiva acerca de nuestro desempeño diario llamado trabajo.

Todo comenzó preguntándome una madrugada, camino al aeropuerto para tomar un avión rumbo a dictar una conferencia, si eso de levantarme aún de noche, escribir en los aviones, dormir en hoteles y comer solo, era parte de mi trabajo.

La repuesta se hizo visible cuando cerré los,ojos, visualice mis rutinas y me vi sonriendo mientras repasaba cada evento cotidiano.

Así comprendí que disfrutaba lo que hacía. Y que eso que hacía, era mi trabajo.

Es que, no puede costarnos trabajo nuestro trabajo.

Revisa bien; Si esto ocurre, muy probablemente no estás haciendo lo que te gusta, sino lo que te toca.

Si una persona sonríe mientras te sirve, esa persona está disfrutando lo que hace… O trabaja en Disney donde es requisito sonreír.

Hoy, honro en estas líneas a quienes nos sirven.

A esas persona cuyo oficio para ganar su sustento es servir a los demás sin recibir a veces siquiera nuestra gratitud por la indiferencia en la que vivimos, quizás por vivir inconscientes por el mundo y estar muy ocupados teniendo éxito.

Honro al mesero que nos sirve con una sonrisa unos exquisitos platos que quizás nunca habrá probado; Honro a la empleada doméstica que organiza el desorden en nuestra casa y en silencio observa nuestros derroches; Honro a la enfermera que sufre con nuestro ser querido procurando sacarlo adelante cuando seguramente su madre también está enferma; Honro a la señora que cuida a nuestros abuelos con ternura y paciencia y vuelve a casa a atender a sus hijos, honro al portero del edifico y al vigilante de nuestros sueños seguros que poco duerme;  honro al maestro que corrige a nuestros hijos para  complementar su formación.

Honro las mujeres de servicios generales que limpian los baños para que los encontremos agradables; honro a quien me sirve para que yo sirva.

Sirviendo a los demás se alimenta el espíritu y se llena nuestra alma con la gratitud y la sonrisa de aquellos beneficiados por nuestra entrega y nuestro tiempo.

Se sirve sin condiciones, sin expectativas y lo mas importante, sin esperar nada a cambio; ni siquiera el reconocimiento, dado que servir con humildad y en silencio es de grandes; y al hacerlo de manera individual se hace más valioso el acto.

Recordemos que esta acción tan poderosa para la trascendencia del alma debe ser entre tu y Dios, no entre tu y los demás.

A través de la meditación, la oración la contemplación y el silencio nos comunicamos con Dios, pero es solamente a través del servicio a los demás, que el espíritu regresa a su esencia en el amor y es ahí cuando experimentamos verdaderamente a Dios en nuestro corazón.

Servir es compartir.

Compartir conocimientos, sabiduría, experiencias, aprendizajes para evitar a otros la caída o la elección de un camino equivocado que nosotros ya vivimos o que simplemente sabemos que existe.

Servir es dar la mano al oprimido, ofrecer un apoyo al débil y dar una mano al caído.

Servir es sonreír al triste, consolar a quien sufre dolor, y dar una voz de aliento a quien ha perdido la esperanza.

Servir es compartir la experiencia de fe y recordar a quién se siente perdido que Dios existe en su interior y es Él, quien repara todo si le permitimos actuar con su amor abriendo las puertas del corazón.

Servir es dar con una sonrisa afecto, cariño, comprensión, buen trato, amor.

Dedicar tiempo para hacer sentir mejor a una persona ofreciendo una solución temporal o transitoria.

“El que no sirve para servir, no sirve para vivir”.

Madre Teresa

Hakuna Matata

No Comments

Post A Comment